Felíz día del p...!

Antes de nada, feliz día a los colegas, sobre todo a los que siendo periodistas son bloguers, y a los que siendo bloggers descubrieron la libertad de expresión en la que se basa el ejercicio periodístico.

Me llega al correo el último número de la revista Sinergia de la CAF, donde bajo el título de "Diagnóstico sobre la situación del periodismo latinoamericano", se ensaya un análisis sobre los principales problemas que adolescen nuestros periodistas en america latina y sorprendentemente veo este cuadro:



Fuente: Aplicación de cuestionarios y entrevistas en profundidad realizadas entre agosto y diciembre del año 2006 a propietarios, directores, editores, jefes de prensa y redactores en Latinoamerica.

Pues bien, la mala formación es la que caracteriza a nuestros periodistas y eso se hace plausible, según el informe en:

...una denuncia sin fundamento, notas sin el equilibrio que impone la obligación ética de consultar a parte y contraparte, el manejo poco riguroso de cifras e incluso el conocimiento muy superficial del tema sobre el que el periodista principiante desarrolla una investigación, son defectos que las audiencias identifican con relativa rapidez y que también afectan la reputación del medio.

Bueno, las facultades y escuelas de periodismo en nuestro país acrecentan el ya alicaído mercado laboral, donde no siempre obtiene un trabajo remunerado el que mejor escribe, o el que mejor investiga, aunque en años recientes esto va disminuyendo gracias en gran medida al auxilio de los medios digitales.

Ahora, en el informe de la CAF, se identifican varios problemas igual de graves y no menos importantes como: “mala formación”,con las de efectos “mala práctica”, “falta de credibilidad”, “bajos salarios”, “baja autoestima” y también “corrupción”. Y esto, me parece, pasa por un tema de profesionalización, y es que en todos nuestros países la mayoría de profesionales del periodismo son especialistas en otros temas, y que gracias a su habilidad para escribir, se dicen periodistas. Sólo demos un vistazo a nuestros medios de comunicación y encontraremos algunos ejemplos de ello.

Y nada, que esta fecha sea propicia para reflexionar sobre estos temas, y sobre todo el papel de "vil oficio" que muchas veces la sociedad nos otorga, en todo caso, tratemos, aunque suene vano, de elevar el nivel del periodismo peruano, tan devenido últimamente.

Tags:

3 Tuvieron algo que decir:

Anónimo dijo...

FELIZ DIA, MAS VALE TARDEUE NUNCA

Anónimo dijo...

Periodistas en vías de extinción:

Maritza Espinoza promociona a Carlos Galdós!? What!?

Maritza Espinoza (ME) debería aggiornar la declaración de misión de su programa (de radio), pues esta declaración, a la luz de lo que presentó el sábado pasado (28 set), ya no se ajusta a la realidad.

ME, cuando aún era joven e idealista, decía que lo que la movía a hacer su programa era, entre otras cosas, periodismo para limpiar la pantalla (esto de "limpiar la pantalla", para el caso que comentamos, se puede interpretar también como "limpiar el espectáculo").

Y debería aggiornarla, porque resulta que ahora, en contradicción a esa ya obsoleta declaración, promueve un espectáculo que, precisamente, hace todo lo contrario a "limpiar el espectáculo", y que más bien, lo ensucia.

Habiendo tantas otras opciones que promover (léase, hacerle el cherry gratis), opta por promover espectáculos de quincallería, de vodeville barato, espectáculos de cincuenta céntimos.

¿De qué estamos hablando? Pues del "espectáculo" de un individuo que funge de iconoclasta, pero que sólo lo es de la boca para afuera; de un tetelemeque que cree que la honestidad consiste en reconocerse imbécil, pero que no hace nada para remediarlo; por el contrario, se ufana de ello; de un farsante mediático, en el que ni el color del pelo es auténtico; de un tipillo que aparenta ser deslenguado, cuando en verdad su lengua es gobernada por las riendas dolarizadas de sus auspiciadores; de un sujeto que, de pronto, oh milagro del señor, a una edad más bien avanzada, se dio cuenta de que había que ser responsable con las sandeces que de su boca salían; de un doble-moralista que critica en los otros la doble moral y no se da cuenta de la tremenda vigaza que tiene en el ojo; etc. ¿Ya lo identificaron? Pues, ese mismo.

Y es que la maquinaria de marketing que se maneja este "producto del mercado" - cuestionador de la doble moral de los bienpensantes -, es de temer. Esta maquinaria logra portentos que ya quisieran figuras de real valía. Logra que le hagan entrevistas en radio (emisoras pricipales, horarios estelares), televisión (noticias, reportajes dominicales a todo dar, etc.), prensa escrita (páginas enteras de cherrys y avisos en canje en los principales -y no tan principales, o sea, sus versiones chichas- diarios), etc.

Y, cuáles son, si se puede saber, los talentos del sujeto de marras, para tanta atención; cuánta aceptación tuvo en todo su historial televisivo; cuáles sus logros en comunicación social por la radio, aparte de promover el pandillaje y el lenguaje soez; cuál es su gran "mensaje" a la juventud estudiosa universitaria, futuros emigrantes, aparte de que el trago y la resaca son, en el léxico de este personajillo, de la "puta madre". Nulos. Ni un talento. Toda una nulidad. El vacío absoluto elevado al cuadrado.

Y no es que ME no haya tenido otras opciones para hacer el programa de este sábado pasado. Allí están, para empezar, cualquier personaje del exitoso Néctar; o Efraín Aguilar y su película de "Así es la vida"; o Jeanet Barboza y su bien recibida movida; o el Thays renovado del siete, o Tony Zapata, del mismo canal; o Héctor Felipe y la promesa (a cuestionar) del Canal 11 de hacer una televisión, positiva, mi hermano; o Andrea Bettochi y el por qué su noticiero positivo del 13 no camina; o César Hildebrandt, y su anunciado libro, o, su "amor" por la Chichi. O, por último, si lo que ME quería era hablar sobre sexo, ahí estaba Karen Dejo y su video playero, video calificado por los conocedores del ramo con un benévolo "soft triple equis"; etc.

Y sin embargo, con esa miríada de alternativas, ME le hace el cherry a esa nulidad; a ese su "espectáculo" que, ni masivo es siquiera, como para que se justifique el mal rato que hizo pasar a sus radio-oyentes.

Pero, el rey marketing, "ustedes sabrán disculpar", así lo manda. "Te alabaré marketing, te alabaré".

Es por esas contradicciones, entre lo que manda el mercado, y la "idealista idea de hacer periodismo para limpiar el espectáculo" que ME pregonaba, que ella debe replantear el código de ética de su programa en CPN, y una vez actualizado darlo a saber a la gente que la escucha, por representar ME la voz de los que desean espectáculos de calidad, sea en la TV o en otros escenarios. Así, la gente que la escucha, su público, sabrá a qué atenerse y nadie le reclamará nada.

Que haga ME lo mismo que le pide a los fujimoristas: Sincerarse con su opción. Total, dice ella, no es nada malo ser fujimorista o, en esa misma línea, deduzco yo, hacer periodismo de medio sol. Ojalá y no descienda a ese nivel.

RUBEN dijo...

MUY BUENO

 
Blog del Paki © 2010 | Diseñado por Chica Blogger | Volver arriba