El arbolito, más triste que nunca

La noticia me despertó la mañana de ayer, y me dejó consternado, no sólo por la sensación que nos dejan las cosas trágicas, sino porque en este caso la afectación fue cercana.

Nunca lo he negado, siempre disfruté uno de las mejores ritmos musicales que sintetizan el mestizaje de nuestra sociedad y cultura es la cumbia peruana. Desde los años setenta, Los Destellos, Los Ecos, y hasta el auge en los ochentas con Viko Karicia, Chacalón y hasta los Shapis, han marcado no sólo los momentos festivos, sino también el propio desarrollo de nuestra música. Ya en los noventas el fenómeno tecnocumbia no hizo más que acentuar el camino ya trazado anteriormente por la mal llamada "chicha"; Agua Marina (que pertenece al primer grupo), Armonía 10 y hasta Ruth Karina, pasando por todas las "Bellas", Agua, Alma, Bella etc; hicieron delirio de muchos seguidores. Es aquí donde entra a tallar Néctar.

Conocí a Jhonny Orozco, a finales de los noventas, él ya era reconocido en el medio, además de ser éxitoso. Acababa de comprar dos terrenos en una nueva urbanización del cono norte al que le estabamos realizando un comercial para televisión. Fue allí, tras los desacansos de las grabaciones, donde descubrí a quien quizás fue uno de las personas más humildes, emprendedores y preocupadas por la realidad y futuro de su país.

Amante de la música desde muy pequeño, emigró hacia Argentina en los peores años de la crisis económica peruana, es allí, en la capital Federal donde funda Néctar, no pasa mucho tiempo para que se hagan conocidos, sobre todo en la comunidad de peruanos, luego el éxito les sonríe también entre los lugareños y en las "bailantas". Regresan al Perú a a finales de los noventas y se unen a la vorágine destada por la fiebre de la tecnocumbia donde recalan en un lugar espectante.

"Quisiera desarrollar toda esta zona, mucha gente piensa que los que vivimos en los conos somos maleados, delincuentes, pero mira, ve esta zona tan bella, yo toco todos los fines de semana hasta en Ate, en San Juan, Cieneguilla, me queda más cerca para vivir La Molina, Surco, pero no me gusta, yo soy de esta zona, me gusta el cono norte, es mi hogar, por eso sea la hora que termine yo me regreso a mi casita, aquí en Comas"

Estaba comprando equipos para instalar un estudio de sonido en su nueva casa, a la entrada sobre el piso de mármol había grabado el nombre de sus hijos acompañado de su clásico "Epa, epa!" que acompañaba todos sus cánticos.

"al hacer empresa aquí podemos dar más trabajo, yo pongo este estudio y empleom a la gente de aquí, trato de que más empresarios contraten al grupo para activar el comercio de aquí, el cono norte no tiene porque ser olvidado, tiene que ser, él mismo, el que salga adelante, tenemos de sobra para hacerlo"

Así era Jhonny, no sólo bromista y querendón como ahora lo recuerdan su familia y amigos más cercanos, sino, lejos de abrumarse por el éxito y el dinero, una persona realmente preocupada por su realidad, por sacar adelante a su zona, a su pueblo y a los suyos.



Descansa en paz Jhonny.

Del blogueril: Los blogs peruanos postean sobre la tragedia
Link: Trágica muerte de integrantes del grupo Néctar
Link: Identificación de los restos de músicos de Néctar podría tardar 10 días
Foro: Participa en el
libro de condolecias de Cumbiaperuana.com

Tags:

2 Tuvieron algo que decir:

Anónimo dijo...

la verdad q no se puede creer , estos señores quedaran siempre en nuestros corazones , sus canciones, q muchos se enamoraron con ellas , es dificil aceptar q se han hido estos grandes de la musica .gracias a ellos por todo lo q nos ofrecieron en la cumbia .q descansen en paz .

zhani.li dijo...

realmente es lamentable .. y es cierto .. al menos en los reportajes lo vi muy humilde y alegre .. yo no lo he conocido pero realmente es una gran perdida para la Musica Peruana.. u_u .. y que en paz descansen estas personas que aportaron a nuestra cultura musical

 
Blog del Paki © 2010 | Diseñado por Chica Blogger | Volver arriba